#ganarArganda
  • Google +
  • Youtube
  • Twitter
  • Facebook
  • RSS
  • Síguenos en ...

Intervención de Jorge Canto en la Moción de IU Arganda la reforma de la Ley reguladora de bases de régimen local

Creemos que la esperada reforma de la Ley Reguladora de Bases de Régimen local supone:

1.- Un profundo ataque a la autonomía de la administración local:

Se produce una recentralización de la administración, eliminando a las Entidades Locales de su papel representativo de la ciudadanía. Cercenando su independencia, su capacidad de obrar y devolviendo a los Ayuntamientos a una situación jurídica preconstitucional. Se conforma un modelo vertical, dirigido y dependiente de la admón. central y autonómica.

Hay una alusión permanente a “la tutela”.

La nueva Ley parece confundir conceptualmente “servicios mínimos obligatorios” con “competencias municipales”. En el enunciado de la Ley se habla de “Competencias municipales”, pero en el desarrollo de la misma se abordan esencialmente “servicios”.

Se anula prácticamente el ámbito material de la competencia municipal que se regula en el art. 25.2 LRBRL: desaparecen la enseñanza, la salud, los servicios sociales, las competencias de juventud, etc., todo ello dependiente del equilibrio y la sostenibilidad financiera.

Por tanto, salvo las competencias de cultura, Deportes, Medio Ambiente y Urbanismo, y ello condicionado por el “impacto que ello suponga a los recursos financieros”, el resto de posibilidades ha sido cercenado por esta Ley.

En este sentido, es especialmente importante la supresión del art. 28, que desarrollaba las “actividades complementarias”, no solo para la cartera de servicios municipal, sino y es lo más importante, para la organización, el régimen financiero, la gestión de infraestructuras o las plantillas de trabajadores existentes.

Dejan fuera de las posibilidades de intervención local espacios tan relevantes para la configuración de la ciudad como es la promoción de la mujer, el desarrollo económico, la sanidad, etc 

2.- La criminalización de los Ayuntamientos:

Se produce una importante deslegitimación de las instituciones, tachándolas de sospechosas, corruptas y necesitadas del control vigilante del Estado. Así mismo, se entiende que la gestión municipal no debe ser más que una mera ejecutora de las decisiones que se toman en otras instancias.

Asistimos a la demostración de cinismo político más escandalosa de la historia reciente de esta democracia: resulta que el mal de nuestra crisis de fundamenta en “ la maldad intrínseca” de las entidades locales. Resulta realmente peligroso observar cómo se reconduce el discurso de la culpabilidad de la actual situación a las entidades locales, que no exculpamos, pero que ni son las únicas ni son el leit motiv de dicha situación. Mientras, la especulación bancaria, la burbuja financiera, la nula capacidad de

estrategia económica en el trazado de políticas macroeconómicas de impulso en reconversión, investigación, formación o potenciación pública de sectores estratégicos, pasan desapercibidas, poniendo el foco del problema en los Ayuntamientos.

No únicamente se trata de “ninguneo” a las administraciones locales, sino de una estrategia que vacía de contenido la democracia y que exculpa a quienes son los responsables del origen de esta profunda crisis.

3.- Se propone un cambio del modelo de Estado, supeditándolo a las consignas del mercado y de una concepción ideológica de marcado perfil liberal en lo económico y conservador en lo político.

Cuando un municipio sea evaluado y no pueda mantener sus servicios obligatorios, podrá privatizarlos. No se aclara si se refiere a la forma de gestión o a la titularidad.

1.- A través de la nueva regulación de los servicios mínimos obligatorios según el umbral de población que tengan los municipios. Se establece una reserva a favor del Gobierno para que se establezcan los estándares de calidad para todos o algunos servicios públicos previstos en el art. 26 LRBRL.

2.- El nuevo papel de las diputaciones provinciales: que deberán sufrir un radical proceso de transformación institucional y de modernización de sus estructuras para ser capaces realmente de realizar ese cambio cualitativo de su papel en el sistema actual, pues su perfil de “asistencia técnica” a distancia se

convierte en “prestación de servicios directa en el territorio”. En realidad su condición “existencial” se ve sustancialmente alterada para enfocarla a la “prestación de servicios”, en donde será central, la “asistencia técnica” (configurada como asesoramiento o apoyo a los gobiernos municipales).

 

la alternativa de IU es la siguiente:

1.- Necesitamos una reforma de la LRBRL, que refuerce la capacidad de gobierno de los Ayuntamientos:

- Definición competencial, acompañada de manera indisoluble de una reforma de la Ley de Haciendas Locales que permita a las entidades locales tener financiación necesaria para desarrollar dichas competencias.

- Necesitamos una participación mayor en los tributos del Estado: hasta un 33%, Los Ayuntamientos tienen, a día de hoy, el mismo porcentaje de participación (13%) que tenían en el año 79.

Es decir, necesitamos competencias en materia educativa, sanitaria, de servicios sociales o en políticas

de desarrollo económico. No se trata de establecer duplicidades, lo que solicitamos precisamente es

clarificación de competencias acorde con una mayor capacidad económica, perfilando ciertas competencias como propias de los Ayuntamientos. Seguimos exigiendo una segunda descentralización. Lo que esta nueva Ley establece, no es una reforma de las competencias municipales, sino la usurpación de las mismas, para recentralizar la toma de decisiones.

2.- Exigimos una reforma que reconozca a las entidades locales como el primer pilar del desarrollo económico:

Creemos en que los Ayuntamientos son básicos para implementar políticas que requieren de la articulación de escenarios de organización y gestión de recursos humanos, simbólicos y materiales, orientados a convertir objetivos en resultados e impactos tangibles, generadores de valor y (re)distribuidores de oportunidades y beneficios sociales.

3.- Reforma del modelo de Estado:

Como consecuencia de exigir mayor capacidad de gobierno y un papel claro y determinante en el desarrollo económico, creemos necesaria una reforma del modelo de Estado que de cabida a ese papel fundamental que han de desempeñar las Entidades Locales.

Izquierda Unida de Arganda del Rey
  · Maestro Miguel Chicote N 4 - Tel. 918 711 344 - iu@iu-arganda.com